Anti-Soborno y Corrupción

LafargeHolcim vende productos y servicios con base en su calidad, confiabilidad y muchas otras cosas, pero nunca con sobornos.
 

Nos comprometemos a respaldar y fomentar el crecimiento saludable de las comunidades en las que operamos. Esto lo vemos como un deber fundamental que va de la mano con la licencia para operar en más de 90 países. Respetar la ley y dar el ejemplo acerca de cómo conducir negocios éticos, es para nosotros una manera de poner en práctica este compromiso.

Sabemos que el pago de sobornos – incluso los pequeños – provoca un daño enorme a las comunidades y que, con frecuencia, resulta en extorsiones para la clase media y en la exclusión total de servicios gubernamentales para quienes son de bajos recursos económicos. Sabemos que pagar sobornos nunca es buen negocio, definitivamente no es un negocio sustentable, y que el soborno en cualquiera de sus formas, no cabe en la cultura de integridad de LafargeHolcim.

Las leyes internacionales contra la corrupción se aplican a todas nuestras operaciones a nivel global. Nunca es aceptable ofrecer, dar, autorizar o recibir cualquier forma de soborno o incentivo, incluyendo para o de funcionarios públicos o personas del sector privado. Tampoco contratamos a terceros para hacer cosas que para nosotros no están permitidas, como pagar sobornos. Por lo tanto, aquellos terceros que actúan en nombre de LafargeHolcim nunca deben dar o recibir sobornos.